27-06-2017

Plato Lleno recupera la comida que sobra en los eventos

Buscan replicar la iniciativa en Rosario. Se necesitan voluntarios con ganas de repartir alimentos en los comedores y un transporte

La asociación civil Proyecto Plato Lleno nació en Buenos Aires cuando dos personas que se dedicaban a la organización de eventos se pusieron a pensar qué se podía hacer con toda la comida que sobraba en cada oportunidad. Así nació proyecto Plato Lleno, una iniciativa que recupera los excedentes y los reparte a comedores necesitados. “Se necesitan voluntarios y algún transporte, además de muchas ganas de ayudar”, cuenta Paula una de las iniciadoras de este proyecto que ya se extendió en otras ciudades del país, y ahora busca interesados para instalarlo en Rosario.
“Veíamos que en cada evento sobraba mucha comida y que se tiraba, por eso decidimos recuperarla y destinarla a donde hiciera falta”, cuenta la joven que ahora trabaja a tiempo completo en la organización de esta iniciativa.
Ellos lo llaman “rescate”. Cuando un salón de fiestas, una empresa de catering, o los mismos dueños de la fiesta llaman a Plato Lleno para darles el excedente (no las sobras de cada plato) sino todas aquellas porciones que no se distribuyeron entre los invitados, a eso se le llama “rescate”.
“Tenemos más de 100 voluntarios, aunque 50 son los activos, con quienes nos comunicamos para ver si pueden ir a rescatar la comida y llevarla al comedor más cercano”, continua la organizadora.
Cuando los voluntarios llegan al salón o a la cocina se colocan el delantal, la gorra y los guantes y comienzan a repartir la comida en porciones, para que llegue de esa forma al lugar más cercano que pueda distribuir esas raciones.
Muchas veces nos pasa que la misma empresa de catering nos llama para ver a dónde pueden donar lo que les quedó y rápidamente los contactamos con el comedor más cercano”, indicó Paula que sabe que cuando hay un rescate Proyecto Plato Lleno se pone en movimiento para recuperar esos alimentos que de no ser por ellos, terminaría en la basura. Expansión
Proyecto Plato Lleno ya funciona en otras ciudades del país. Grupos de voluntarios se contactaron con los chicos de Buenos Aires para replicar la idea en su localidad. Así comenzó a funcionar activamente en Posadas, Mendoza y Mar del Plata. Además están ilusionados con que también llegue a Rosario, pero para eso hace falta que voluntarios locales se acerquen a la iniciativa porteña.
Pero no sólo quedó en el país. Este año Proyecto Plato Lleno comenzó en Costa Rica y se está por lanzar en Colombia. La iniciativa interesa y con un poco de buena voluntad se puede organizar sin mayores costos. El objetivo es ser un intermediario entre quien dona y quien lo necesita. Puerta a puerta
Al principio, cuando empezó Proyecto Plato Lleno, los voluntarios se fueron contactando con las empresas de catering, pero ahora es al revés, ahora los llaman a ellos.
Y también lo hacen empresas que producen alimentos y que cuando hay algo que no se puede vender, llaman a Proyecto Plato Lleno. Ejemplo de ello es una empresa de pan de miga, que cuando salen mal los cortes y no se puede usar el pan para sandwich, solicitan a los voluntarios que lo lleven a un comedor donde pueda ser consumido.
“En nuestra lucha contra el desperdicio de alimentos hemos logrado recuperar más de 160 toneladas, que fueron distribuidas en Instituciones”, concluye Paula quien utiliza el hastag #LaComidaNoSeTira como eje de la organización.