16-08-16

Hoprome, la iniciativa del padre Tomás Santidrián, cumple 40 años

Su legado esta intacto. Funcionan una escuela primaria, tres hogarcitos y talleres de capacitación en distintos oficios para adolescentes

Cuarenta años se dice rápido, pero el día a día es arduo, duro y requiere de mucha generosidad. Y eso lo hacen muchas personas desde 1976 cuando el padre Tomás Santidrián comenzó a sacar a los chicos de la calle. Hoprome es su legado, junto con el Crotario para los adultos que viven en la calle y hoy sigue en pie y ayudando a muchas personas.
Como los grandes líderes de la historia, su trabajo no terminó con él, sino que cuando falleció un grupo de personas se hizo cargo de esta increíble tarea y hoy continúa tan viva como entonces.
Actualmente Hoprome (Hogares de Protección al Menor) cuenta con la escuela Madre Teresa de Calcuta, ubicada en Zeballos 2340, a la que asisten 230 chicos. Pero no sólo eso, sino que en su momento el padre Santidrián consiguió un colectivo propio que hace dos recorridos, con 18 paradas para recoger a los chicos. “La característica es que el 80 por ciento de los chicos son hijos de cartoneros, son los que trabajan con la basura en las villas de Rosario”, explica Javier Bilbao, actual presidente de Hoprome.
En la escuela aprenden la asignaturas correspondientes y también almuerzan y reciben la merienda, además de los útiles escolares que necesitan.
En el mismo lugar, por la tarde funciona una escuela vespertina de alfabetización para adultos y adolescentes a la que asisten 25 personas.
 
Los hogares. 
El padre Santidrián logró armar hogares, que son familias, para rescatar a menores en riesgo físico, social o moral, procedentes de familias problemáticas y de extrema pobreza.
Hoy funcionan tres hogares. Dos llevados adelante por matrimonios y uno a cargo de una madre con una hija estudiante universitaria. En cada una de estas casas se intenta dar una familia a estos chicos que llegan derivados por los jueces. En cada hogar hay como máximo seis chicos porque se trata de atenderlos como hijos”, aclaró Bilbao.
“Allí vemos que la realidad supera a la ficción. Llegan chicos en muy mal estado, con pérdida de un oído por los golpes recibidos, abusados, niños que caminan torcido por la cantidad de quebraduras mal soldadas (producto de la violencia), niñas sacadas de redes de prostitución... Es tan triste como real. Desde Hoprome les damos ropa y útiles. Y en los hogarcitos se ocupan de que vayan a la escuela y hagan una vida lo más normal posible”, explicó.
La tercera pata de Hoprome son los talleres de capacitación para adolescentes donde se enseña pastelería, carpintería, electricidad, pastas frescas, energías renovables, computación y recursos humanos para los más grandes. “Lo más importante allí es quitarles horas a la calle, a la droga y mala junta y enseñarles la cultura del trabajo y que a través de un oficio puedan armar su propio proyecto de vida. Allí hay una psicóloga que los asiste y contiene”, aseguró el presidente.
Parte de los gastos de funcionamiento dependen de un subsidio provincial, y otro municipal, en relación a los niños que alberga. Posee también socios que aportan una cuota, y en ocasiones cuenta con el padrinazgo de donantes anónimos. En cuanto a los alimentos, Hoprome financia sus necesidades alimentarias, con subsidios aportados por el Ministerio de Desarrollo Social de la Nación, a través del PNUD ARG 06/01, por medio del cual se suministran un promedio de: 400 raciones diarias correspondientes a los Talleres Educativos, Los Hogarcitos y la Escuela Madre Teresa de Calcuta y al Hogar de Ancianos Josefina Bakita, que ampara a mas 70 hombres en situación de calle (también conocido como el Crotario). 
“Nuestro lema es que las puertas están abiertas para todos, eso era lo que quería el Padre Santidrián”, concluyó Bilbao.
 
Para colaborar, dirigirse a Castellanos 1264, o llamar al 437-0660 y 435-5849.www.hoprome.org.ar.
 
 
BREVES
Campaña “Sé la diferencia”
La fundación El Desafío lanzó la campaña “Sé la diferencia”, para sumar 400 inversores sociales que quieran generar un cambio. La campaña se basa en tres ejes: “Arte versus criminalidad”, “Deporte versus adicciones” y “Baile versus deserción escolar”, en donde se abordan las principales problemáticas que vive la sociedad. Los desafíos que tenemos necesitan soluciones que salgan de lo ya existente. Si todo lo que hemos intentando hasta ahora no funcionó, es hora de pensar nuevos enfoques. Invertir en “Sé la diferencia” significa resolver los problemas de nuestra sociedad de una manera innovadora. La campaña se extiende hasta el 15 de septiembre. Los nuevos inversores pueden sumar aportes a partir de los 50 pesos mensuales a través de la web http://www.eldesafio.org/ y participan en sorteos de remeras, tazas y cuadernos.
 
Donación a Fundación Camino-Conin
El 8 de agosto, pasado, la organización O.S.F.A.-W.I.Z.O.-Rosario, prosiguiendo con su tarea solidaria, y en sus 96º años de existencia, hizo entrega de 35 litros de leche larga vida y mantas de abrigo, a la Fundación Camino Conin, creada por el doctor Abel Albino, para luchar contra la desnutrición infantil. La donación fue recibida por Lucrecia, representante de dicha fundación.
 
Juntan fondos para la copa de leche
#HashtagCumbia es el nombre de la actividad que realizarán desde la Ucel para juntar lo fondos para tres copas de leche. Habrá música y bandas en vivo y una feria de diseñadores. En concreto se ayudará a la copa de leche Las del Indu (Granadero Baigorria), La del Polaco (Villa Gobernador Galvez) y a la Biblioteca Popular (de Empalme Graneros). Las entradas se venden en la fotocopiadora de la Ucel, Pellegrini 1332, de lunes a viernes, de 8 a 14, y de 15 a 21, o contactarse con los teléfonos 156-656992 y 156-863945.