19-07-16

Chicos conectados: los hábitos de niños y adolescentes en la web

Unicef presenta un mapa sobre el uso de Internet y redes sociales de los chicos argentinos

El estudio realizado por Global Kids Online (GKO) y publicado por UNICEF sobre percepciones y hábitos de niños y adolescentes en internet y redes sociales mostró un panorama sobre el consumo que hacen de la tecnología los chicos en la Argentina. La investigación busca fortalecer el conocimiento sobre el acceso, oportunidades, riesgos y seguridad de niños y adolescentes en relación con los medios sociales e Internet.
La mayoría de los chicos y adolescentes se conecta a Internet a través del celular, utiliza las redes sociales para intercambiar mensajes con amigos y en un 80% de los casos, usa la red para hacer tareas escolares, según el estudio publicado hoy por UNICEF.
El estudio “Kids Online/ Chic@s realizado por Global Kids Online (GKO). GKO es liderado por Innocenti, la Oficina de Investigación de UNICEF; The London School of Economics y la Unión Europea KidsOnLine. En Argentina se realizó el estudio entre agosto de 2015 y abril de 2016. A nivel local, se procesaron más de mil entrevistas domiciliarias a jóvenes de entre 13 y 18 años, y se desarrollaron encuentros en grupos focales con chicos, chicas, padres y madres .
“En Argentina hay más de 13 millones de niños y adolescentes de los cuales, 6 de cada 10 se comunican usando celular y 8 de cada 10 usan internet. La tecnología atraviesa su existencia, impacta en sus modos de conocer, aprender, expresarse, divertirse y comunicarse”, destacó María José Ravalli, Especialista en Comunicación de UNICEF. “Para los chicos y chicas, los medios digitales son un modo habitual de comunicación y de interacción con el mundo” continuó. Actividades como chatear, jugar en línea, buscar y compartir información y contenidos, son acciones cotidianas en sus vidas y, en definitiva, del ejercicio de su ciudadanía digital”.
Según UNICEF, el promedio del primer ingreso a la web es a los 11 años, lo que desciende y varía según el nivel socioeconómico de las familias. El teléfono móvil es el dispositivo más utilizado para navegar por la web, frente a la computadora de escritorio y la notebook que los adolescentes usan cada vez menos y para objetivos puntuales como resolver una tarea escolar.
Las redes sociales. Constituyen un canal de comunicación y expresión. Facebook es la más extendida. En segundo y tercer lugar los encuestados mencionaron Twitter e Instagram y como principal vía de comunicación: WhatsApp.
Lo peligros. En total, 8 de cada 10 entrevistados vivió al menos una situación perturbadora como la exposición a imágenes obscenas/pornográficas (37%), de violencia (24%) bullying o maltrato (20%) y discriminación por distintos motivos (13%). En tanto, 1 de cada 3 entrevistados recibió mensajes desagradables e hirientes por Internet. ¿Qué hacen los chicos cuando se enfrentan a este tipo de situaciones? Bloquean a la persona que los perturba (65%), elimina sus mensajes (58%), ignora el problema (54%), trata de que la otra persona lo deje en paz (51%). Sólo el 10% quiso vengarse.
Muchos adolescentes manifestaron conocer gente a través de las redes sociales, aunque no todos acceden a un encuentro presencial con una persona conocida exclusivamente por esa vía. En esos casos, hay cierto consenso entre los jóvenes en que se deben tomar recaudos como pautar el encuentro en lugares públicos, en horarios diurnos, acompañados por un amigo o incluso por los padres.
La familia. El 56% de los adolescentes entrevistados que ve o experimenta algo en Internet que le molesta, lo habla con un amigo. El 30% lo hace con alguno de sus padres, el 25% con algún hermano, el 24% con un adulto en quien confía y el 9% con un profesor. Casi el 70% de los chicos y las chicas cree que sus padres saben entre más o menos y nada acerca de sus actividades en Internet y subestiman la necesidad de diálogo porque creen que sus padres redundan en cuestiones básicas que ya conocen o consideran que pueden aportar poco porque saben menos que ellos. Sin embrago, ante situaciones de gravedad acuden a la familia.
“Si bien los padres no son los primeros referentes a la hora de hablar sobre problemas en internet, ante situaciones de gravedad son los principales consejeros –destacó Ravalli.- Estos datos ponen de relieve las posibilidades de participación de la familia, tanto los adultos de referencia como los hermanos u otros miembros, en acciones de información y prevención de riesgos, como en favorecer usos enriquecedores de internet”.
El futuro. En el último capítulo de Chic@s Conectados UNICEF desarrolla una serie de recomendaciones entre las que se destacan la promoción de una política de ciudadanía digital integral e intersectorial, que impulse un uso responsable, seguro y efectivo de los medios y las tecnologías de la información y la comunicación.
Una política nacional de alfabetización digital y mediática es una herramienta indispensable para el acceso equitativo a la información y al conocimiento. Una de las actividades destacadas por los adolescentes, por ejemplo, es la visualización de videos en plataformas como Youtube. No obstante, la cantidad de chicos que producen blogs, programan una página web o editan contenidos producidos por otros es baja. La recomendación de UNICEF apunta a expandir la formación en competencias vinculadas a la programación y a la producción de contenidos multimedia.
Una política de alfabetización digital, como una de inclusión digital, deberían tener especialmente en cuenta a aquellos que están en mayor situación de vulnerabilidad, como los niños indígenas, migrantes, en situación de pobreza, que viven en la ruralidad o con algún tipo de discapacidad.
Acerca de UNICEF
UNICEF trabaja en más de 190 países y territorios para ayudar a los niños y niñas a sobrevivir y avanzar en la vida. Es el mayor proveedor de vacunas a los países en desarrollo. Apoya la salud y la nutrición de la infancia, el agua y el saneamiento adecuados, la prestación de educación básica de calidad para todos los niños, niñas y adolescentes y su protección frente a la violencia, la explotación y el sida. UNICEF está financiada en su totalidad por las contribuciones voluntarias de individuos, empresas, fundaciones y gobiernos. Para obtener más información acerca de UNICEF en Argentina, sírvase visitar: http://www.unicef.org.ar