Página Solidaria

Fibrilación auricular: quieren crear un grupo de autoayuda

Es el tipo de arritmia más común y tiene un alto impacto en la calidad de vida de quienes la padecen. Palpitaciones y mareos son los síntomas

“Yo sufrí un infarto hace 10 años y después empecé a tener problemas de arritmia. Estuve internado varias veces pero pasó mucho tiempo hasta que entendí que lo mío era fibrilación auricular, una enfermedad del corazón que me cambió la vida”. José Vostarek convive con este problema de salud y sabe que trae consecuencias físicas pero que además tiene un alto impacto anímico. Por eso está convencido de que debería existir un grupo de pacientes para poder compartir experiencias y hacer tareas de difusión para que la patología se conozca más, tal como sucede con otras enfermedades. En distintos lugares del mundo las asociaciones que nuclean a personas con fibrilación auricular son comunes, pero en la Argentina no hay grupos específicos y muchas veces quienes reciben este diagnóstico no tienen a quien recurrir en busca de apoyo, información y contención. “El médico hace su parte pero no siempre te explican con detalle qué significa tener fibrilación auricular y sobre todo, cómo se vive con esto. El sistema los obliga a consultas cortas y eso provoca que el paciente se vuelva a su casa con muchas dudas, o minimizando lo que tiene. Ni hablar de que no hay casi nunca tiempo para la prevención. Yo no me cuidaba,hice muchos desarreglos, por eso quiero que otros estén advertidos”, dice José. ¿Qué es la FA?
La fibrilación auricular (FA) es la arritmia más frecuente. Palpitaciones, mareos, falta de aire y poca tolerancia al ejercicio físico pueden ser sus síntomas. Se estima que del 1 al 2% de la población mundial la sufre, y aunque es mucho más común
después de los 60 años hay hombres y mujeres que reciben este diagnóstico siendo mucho más jóvenes.Tener fibrilación auricular complica la vida cotidiana por el tratamiento que hay que llevar.
Además, aumenta el riesgo de padecer enfermedades severas como un accidente cerebrovascular (ACV), que de hecho es cinco veces más frecuente entre quienes tienen esta alteración cardíaca. Convivir con una patología que no siempre tiene un tratamiento definitivo es complicado. Existe la crioablación (una técnica quirúrgica) que ya se hace en Rosario pero no está indicada, o no es accesible para todos los pacientes. Si una persona sufre FA tiene que tomar medicación diaria que tiene consecuencias, hacerse controles periódicos y en muchas ocasiones el paciente no puede seguir llevando la misma vida que antes , o por lo que tiene que dejar el trabajo y modificar la vida social. En Facebook “No siempre se puede controlar esta enfermedad, entonces vivir con esto es sumamente complicado. Cuando se dispara la FA, por ejemplo, no ves la hora de que llegue la ambulancia para que te traslade a un centro médico. Es terrible y sólo lo sabe el que lo pasa. El sacudón anímico que te deja es importante y los médicos no siempre se dan cuenta”, comenta José reforzando la idea de crear un grupo de contención como sucede con pacientes que tienen otras enfermedades como
diabetes, obesidad, miastenia gravis y otras patologías. Y no se quedó sentado esperando que otros lo hagan. Dio el primer paso y decidió utilizar las redes sociales. Por eso subió a Facebook un pedido que rápidamente obtuvo adhesiones, y consultas: “¡Hola! quisiera formar un grupo de autoayuda para pacientes que padecen fibrilación auricular permanente, enfermedad que padezco y conozco bastante. Entre los que nos toca esto lamentablemente podría servirnos de mucha ayuda estar en contacto. No me mueve ningún interés económico, los que pasan por eso saben perfectamente lo que es. Si alguien se interesa, si quisiera involucrar en esto o puede aportar ideas para gestar este proyecto mis teléfonos son 155-425075 y 4933896”. Así lo dejó plasmado en la red social y también se lo trasladó a La Capital. Dejar una huella “Me mueve la solidaridad con otros que viven este padecimiento y la necesidad de dejar una huella, algo”, se lamenta. “Si yo hubiese tenido más información, si hubiera más difusión, alguna campaña, yo no habría llegado al estado de deterioro que tiene mi corazón, y sé que hay mucha gente que se identifica con lo que me pasa. Incluso después del infarto hubiese sidomuy importante contar con algún apoyo”, confiesa. Con firmeza expresa: “Confío en que podamos dar un primer paso, que un terapeuta o un psicólogo se sume y pueda guiarnos, o simplemente que junto a otras
personas armemos una red de contactos e ir creciendo de a poco”. “Mi expectativa es sembrar la semilla de un grupo de FA, porque es una enfermedad del corazón que tiene sus propias características. He investigado y en otros países funcionan muy bien. A veces es cuestión de dar el primer paso. Ojalá algún organismo estatal también se haga eco de esta necesidad, y se pueda hacer algo”, dice con entusiasmo y esperanza. José Vostarek vive en Funes y es afiliado al Pami. Tiene dos hijas y suele venir seguido a Rosario a los controles cardiológicos. “Podríamos armarlo acá o en mi zona, o empezar con un grupo en las redes, no sé, estoy abierto a todas las propuestas”, dijo, afirmando que la unión y la solidaridad pueden salvar vidas y prevenir serios inconvenientes para la calidad de vida de gran cantidad de personas. Los que quieran sumarse a la convocatoria, podrán llamar a: 155-425075 y 493-3896.