22-09-15

Piden que los hospitales públicos también tengan puericultoras

Los sanatorios privados ya cuentan con este servicio que acompaña a las mamás en los primeros cuidados para
el recién nacido

Hoy las madres rosarinas que quieran acceder al servicio de puericultura sólo pueden hacerlo en sanatoriosprivados. Estas profesionales son las que se ocupan de enseñar los cuidados indispensables para la embarazada y aquello que necesita el recién nacido.
En Rosario, las mujeres embarazadas o que acaban de ser mamás en hospitales públicos no cuentan con esta prestación que permite facilitar el desarrollo del niño, y que busca optimizar sus cuidados en todas sus etapas y hacerle a las estas mujeres más fácil su tarea. Las puericultoras son agentes de salud que asisten y acompañan a los padres en el proceso de crianza del niño. Su trabajo consiste en facilitar la función materna desde el embarazo, parto, puerperio y los primeros
años de vida, participando y promoviendo la lactancia materna y los cuidados adecuados,trabajando desde y para la salud del bebé. Además, preparan a los padres para los cuidados del bebé, en todos sus aspectos, tanto físico como emocional, mental y espiritual desde la concepción, vida intrauterina, nacimiento y hasta
los primeros años de su primera infancia. Los sanatorios privados y obras sociales cubren este servicio profesional, pero no sucede en los hospitales públicos donde las mamá también dan a luz. Por este motivo la concejala Fernanda Gigliani presentó un proyecto para que la Municipalidad dicte una formación de puericultoras, y para que se ofrezca el servicio en los hospitales públicos. Así, personal capacitado se ocuparía de orientar a la mamá en el cuidado
del bebé. En el proyecto, Gigliani propone que la Municipalidad dicte el curso de formación en educación en puericultura y crianza; que se cree un registro municipal de puericultoras; y que, también desde el ámbito municipal, se garantice el servicio en todos los efectores de salud públicos. Son pocas. “La realidad de las puericultoras en Rosario es que somos muy pocas, y hoy ya no existe esa formación en la ciudad. Hay mucho por hacer. De hecho está todo por hacerse”, destacó la puericultora Magalí Rey. “La mayoría del trabajo se hace de manera informal, y todo es en el ámbito privado, ya sea a en consultorios, o bien en consultas a domicilio”, destacó. De allí la necesidad de que la puericultora pueda llevar su servicio a la salud pública y que logre integrarse para trabajar interdisciplinariamente con otras áreas. “El rol de la puericultora no es el mismo que el del médico, el enfermero, el obstetra, el pediatra, un psicólogo, o una partera”, subrayó Rey y añadió que “lo ideal es formar un equipo en el que los diferentes conocimientos se conjuguen a favor de la salud en general, y a favor de la salud de los niños en particular” acotó. Acompañamiento. “Es muy amplio lo que propone la puericultura. Tratamos de acompañar el embarazo, el parto, la lactancia
y la crianza hasta los dos años o
más”, explicó. Entre otras tareas estas profesionales enseñan cómo amamantar que es mucho más que “dar la teta”, es contacto físico, es dar amor y se produce una comunicación única entre madre e hijo. A su vez, en el embarazo las profesionales enseñan los cuidados que debe tener la mamá y también informan sobre cuáles son sus derechos y las asesoran sobre las formas de dar a luz. “En general nos llaman cuando hay problemas, pero es bueno que toda mamá sepa que si aparecen complicaciones en la lactancia como que el bebé no succiona, o que no le baja bien la leche, o que se produce una mastitis, todo tiene solución”, aseguró la puericultora que alienta a que haya cada vez más profesionales que se dediquen al cuidado humano y amoroso del parto, de la mamá y del bebé.