05-05-15

La casa donde cuidan a los discapacitados como una familia

El Hogar San Roque de Capitán Bermudez cumplió 40 años. Alberga a 50 personas que no tienen ningún familiar responsable


El 30 de abril de 1975, se inauguró en Capitán Bermúdez el Hogar San Roque, una casa de fin de semana que se donó con cinco camas, algunas sillas, una cocina y  una heladera. Pocas comodidades pero mucho amor fueron suficientes para iniciar una gran obra. Sus fundadoras hace 40 años dedican sus vidas en forma ininterrumpida al servicio de quienes más necesiten ayuda.
    
El Hogar brinda atención integral, gratuita y permanente a niños y jóvenes con discapacidad _física o mental_, sin familiares responsables. Actualmente alberga a 50 personas, entre ellos al canta autor Pancho Chévez, que a fines de mes estará de gira junto con León Gieco, su “hermano del alma” y padrino del Hogar.
    
Los residentes del Hogar reciben atención integral y permanente, vivienda, alimentación, vestimenta, escolaridad, sociabilización y recreación de manera totalmente gratuita.
    
Un equipo de profesionales formado por médicos, neurólogos, kinesiólogos, musicoterapeutas, fonoaudiólogos, entre otros se ocupan de la rehabilitación de niños y adultos.
    
Asimismo, el Hogar cuenta con  talleres también a personas carenciadas de la zona.
     
El corazón del Hogar. Beatríz Boquete y Gladis Casagrande son las dos mujeres que consagraron su vida al Hogar. Ellas son el motor y sobre todo el corazón.
    
“El Hogar funciona como una familia, explica Gladis, y llegamos a cada uno, sobre todo dándoles afecto que es lo que más necesitan. Además tienen la rehabilitación, talleres y participan de las actividades del cuidado de la casa como por ejemplo barrer el jardín o guardar la ropa. Nuestro objetivo es que de verdad esto sea su Hogar”, cuenta esta mujer que  desde hace 37 años dedicó su vida por entero a los discapacitados.
     
Los voluntarios también tienen un rol fundamental. “Acá hay de todo para hacer, desde dar de comer a alguien, compartir unos mates, jugar con los chicos o cantar juntos. Siempre son bienvenidas las personas que vienen a pasar un rato con ellos”, comenta Gladis que para los habitantes del Hogar es la “tía” de todos, y así la llaman.
    
“Muchas veces vienen chicos de algún grupo parroquial a tocarles la guitarra, o gente que ayuda a cortar el pasto, o en el momento de la comida. Ellos nos dicen que hacen poco, pero no se dan cuenta del bien que hacen a estos chicos, les cambian el día”, continúa la mujer.

Sostenimiento. La dificultad más importante es mantener este Hogar que es gratuito. “Algunos de los chicos tiene el certificado de discapacidad y también recibimos por algunos un subsidio provincial. Contamos con un programa nacional que ayuda en algunas necesidades, pero como somos una familia grande, siempre faltan cosas”, confiesa Gladis.
     
Y en ese pedido, la mujer recalca que lo que más necesitan son productos de limpieza, tanto para el Hogar como por ejemplo jabón en polvo para la ropa. Lo mismo sucede con los artículos para el aseo personal.
     
Actualmente  cuentan con la posibilidad de recibir donaciones online, que se puede hacer por medio de MercadoPago, con tarjeta de crédito, Pagofácil o Rapipago. Para colaborar con la Fundación hay que ingresar a la página web (http://www.hogarsanroque.org.ar/), ir a la sección  “Campañas” y seleccionar “Donación Online”.  
     
Asimismo, Gladis recalca la necesidad de contar con voluntarios. “Sé que es una vocación la entrega completa a estas personas, pero también compruebo que la gente que viene a ayudar, aunque sea un día a la semana, hace mucho bien a todos”, señala, y alienta a que todas las personas que quieran ir a conocer el lugar, lo hagan. “Siempre hay algo para hacer acá”, concluye con una sonrisa.
     
El Hogar se encuentra ubicado en Los Inmigrantes 374, teléfonos 4912008 y 4910816. Un músico con grandes alas
Pancho Chévez nació sin brazos y sin piernas. A los pocos días de nacido lo dejaron en el Hogar San Roque, de Capitán Bermúdez. Hoy tiene 36 años, toca la armónica y canta con varias bandas. Ahora está planeando una nueva gira que realizará a fin de mes, acompañado por León Gieco, su “hermano del alma” y padrino del Hogar San Roque. El muchacho que formó parte del documental “Mundo Alas” contó que dedica gran parte del tiempo a sesiones de fonoaudiología para mejorar su voz. Además está preparando su tercer disco con reconocidas bandas musicales.