08-10-14

Salvar vidas, la misión solidaria que no conoce fronteras

Cada año más de 2.000 profesionales de Médicos Sin fronteras brindan atención médica de emergencia y suministros a millones de excluidos

Médicos Sin Fronteras (MSF) es una organización humanitaria internacional de acción médica que ayuda y asiste a poblaciones en situación de crisis y a víctimas de catástrofes naturales y conflictos armados. Interviene ante el deterioro brusco de las condiciones médico humanitaria de poblaciones, cuando está en riesgo su supervivencia o salud.

Presente en más de 70 países,lleva adelante 370 proyectos y cuenta con 4,6 millones de socios y colaboradores en todo el mundo. Con más de 40 años de trayectoria,la Organización recibió el Premio Nobel de la Paz en 1999 en reconocimiento a su “acción humanitaria independiente”, libre de toda influencia política y militar.

El Director de Médicos Sin Fronteras Argentina, David Cantero Pérez, visitó la ciudad y brindóla charla “La respuesta de emergencia en crisis humanitarias”.

Cantero Pérez explica que MSF se especializa en la fase inicial de la ayuda humanitaria, la cual consiste en arribar inmediatamente al lugar con equipos altamente capacitados en pos de afrontar situaciones extremas. Así, al momento de intervenir en situaciones de emergencia, la organización serige por principios humanitarios básicos:

•La imparcialidad que involucra a las víctimas, garantizando asistencia a todas las poblaciones sin distinción de raza, religión, ideología;

•La neutralidad, que tiene que ver con la relación de la ONG con los actores armados e implica no tomar parte por ninguno de ellos;

•La independencia (garantizada por el aporte de socios),que permite libertad de acción y
respuesta inmediata a necesidades reales por fuera de cualquier agenda política.

Las intervenciones que realiza se caracterizan por su eficacia y rapidez. MSF cuenta con fondos de emergencia que destina exclusivamente a situaciones de crisis. Cuando se encuentra trabajando en una zona de conflicto, el 90% del equipo es personal local. “El personal internacional (10% restante) es muy importante, da una mirada externa, fresca y distante de la situación”, afirma el director de MSF.  

Desde hace un tiempo, la MSF hizo una apuesta por la profesionalización de la ayuda humanitaria,con el objetivo de reconocer una tarea en la que el voluntario deja todo de lado: casa, familia, amigos, etcétera. “Si queremos retener a las personas y que se conviertan en verdaderos profesionales humanitarios hay que pagarles. Sin embargo, la remuneración debe ser tan modesta como para que no sea ese el motivo por el cual alguien quiera trabajar con MSF”, afirma Cantero Pérez.

“Hay muchas emergencias que no salen ni van a salir en la prensa”. A lo largo de la charla, el director de la organización en Argentina abordó la problemática que sufren países en crisis y la decisión por parte de la prensa internacional que muchas veces
decide mirar para otro lado.

Un caso reciente que ejemplifica el planteo en cuestión ha sido el bombardeo en la franja de Gaza. “Nuestros equipos advirtieron que el 80% de los pacientes que llegaban a nuestros hospitales eran civiles, principalmente ancianos, mujeres y niños. Esa denuncia nos valió muchos enemigos, éticamente no podíamos ser testigos y permanecer en silencio. También denunciamos el hecho de que casi todos los hospitales de Gaza fueron bombardeados por la artillería israelí. Se trató de una violación flagrante de todas las Convenciones de Derecho Internacional humanitario”, declara Cantero Pérez.

Una de las tareas más difíciles a la que debe sobreponerse MSF es la coordinación con los distintos actores involucrados en el territorio. “No hay que malinterpretar lacoordinación, muchas veces tenemos problemas con la gente de Naciones Unidas, es en ese momento cuando nuestra independencia cobra importancia. Detrás de la ONU hay países y, detrás de esos países,intereses. Hay que confrontarlos y separarse completamente de ellos si es necesario. No nos olvidemos que en muchos contextos de conflictos, Naciones Unidas hace ayuda humanitaria por un lado y por el otro, una intervención militar”, subraya.

Otro tema de su análisis fue el brote de ébola que surgió en Africa. Un equipo de trabajo conformado por más de 3.000 profesionales controló el brote inicial.Sin embargo, MSF reconoce que la situación es compleja y que solo se podrá acabar con ella si los estados se involucran activamente en la lucha.