01-10-2014

Poner la voz para que quienes no ven puedan acceder al conocimiento

Leete Algo es un programa de grabación de textos destinados a los alumnos con discapacidad visual. Una iniciativa que tiene ala inclusión como meta

Desde 2011 hasta hoy, más de 500 “voces” han pasado por el laboratorio de sonido de la Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales. Los lectores graban textos en audios a fin de garantizar el acceso a materiales de estudio por parte de alumnos con discapacidad visual.

Leete Algo es un programa cuyo objetivo consiste en crear un repositorio sonoro de materialbibliográfico para estudiantes que no pueden ver. El proyecto, articulado de manera conjunta entre la cátedra de Extensión y el Área de Investigación y Desarrollo en Accesibilidad perteneciente a la Secretaría de Extensión, cuenta con un repositorio sonoro de más de 1.200 audios,entre libros, apuntes y revistas científicas. En él participan estudiantes, docentes, graduados, personal administrativo de la Facultad y ciudadanos.

El proyecto surgió en 2011 araíz del incremento de ingresantes con discapacidad visual y su consiguiente necesidad de disponer de materiales de estudio. Entonces la Secretaría de Extensión de la Facultad decidió retomar un proyecto de voluntariado que se había realizado en 2007. El mismo fue dirigido por una docente de la Facultad, la licenciada Viviana Marchetti (actual asesora del Área de Accesibilidad) y se trató de la primera producción de materiales accesibles y audiolibros para estudiantes con discapacidad visual.

La Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales de la UNR, donde se cursan las carreras de Ciencia Política, Relaciones Internacionales, Trabajo Social y Comunicación Social, es una de las facultades a la que asisten mayor número de estudiantes con discapacidad visual: en total son veintitrés.

“Nuestros objetivos son múltiples y variados, sabemos que la Universidad debe garantizar no solamente el ingreso sino también la permanencia y el egreso de los estudiantes. Este proyecto es un puente para que los alumnos puedan permanecer en la Universidad y recibirse. Por otro lado, buscamos que el estudiante con capacidades diferentes esté en igualdad de condiciones respecto de sus compañeros: el acceso a los materiales de estudio no debe serun impedimento a la hora de ingresar a la facultad”, dice Miriam Bidyeran, coordinadora del Área de Accesibilidad.

Democratizar la educación. La labor realizada por el equipo de trabajo es “artesanal”: los audiolibros son editados y procesados en mp3 (el audio es una voz humana) sin necesidad de que los estudiantes tengan que devolverlos. La grabación de materiales se realiza en función de la demanda de los estudiantes o de las propias cátedras a las que asisten alumnos con discapacidad visual. Así, la Facultad cuenta con tres repositorios sonoros de modo tal de poner a disposición los materiales. El laboratorio de sonido de la Facultad (Labso) es otro de los espacios claves: es el responsable de coordinar los horarios de lectura paralas personas que asisten a grabar textos en audio. Los turnos son deaproximadamente media hora.

“Tratamos de cubrir, semanalmente, todo lo que ellos vayan necesitando. Somos muchos los actores que participamos de este espacio. En esta actividad, solidaria y transformadora, tanto el lector como el estudiante con discapacidad visual son protagonistas.No tenemos la idea de la simple actividad solidaria por el hecho de dar, acá hay un ida y vuelta, las dos partes son protagonistas de la historia”, subraya Bidyeran.

Hacer visible.El mayor objetivo del Proyecto es visibilizar la problemática de la discapacidad. Como bien cuentan las docentes,los temas vinculados con la discapacidad y los derechos humanos no siempre se incluyen en las currículas de grado. Este gran paso permite replantear cuestiones que tienen que ver con el rol del estudiante y el profesional, el rol de la Universidad en la producción del conocimiento y el conocimiento en tanto bien público.

“Creemos que no se trata de devolver, preferimos hablar de compromiso y responsabilidad, generar ciudadanía y derechos humanos posicionados desde la responsabilidad social universitaria, siendo conscientes de quela Universidad genera impactos culturales y cognitivos. La idea espensar que la universidad puede abrir sus puertas a la sociedad. El hecho de que participen personas que no pertenecen a la Facultades muy importante, nos da la pauta de que comienzan a borrarse fronteras, muros simbólicos que han estado desde siempre”, explica la coordinadora del Área de Accesibilidad.

A fin de facilitar otros soportes de estudio, Leete algo transcribe textos de PDF (formato no accesible a Jaws o NVDA, ambos software libres para personas con discapacidad visual) a Word; estos materiales son corregidos por estudiantes y docentes. “Los chicos se encuentran con una voz que puede ser la de un docente o un compañero. Tratamos que el texto sea lo más adaptado a la realidad posible”, concluye Miriam.

Conocer las necesidades para ampliar los derechos.La Secretaría de Extensión de la Facultad posee antecedentes en inclusión social. En 2013 realizó el Proyecto “Cuenta Cuentos”, que consistió en la renovación de la biblioteca de chicos ciegos y que continuó este año con el dictado de un taller de expresión oral y producción radiofónica para chicos de 12 a 15 años.El Área de Accesibilidad comenzó a funcionar en 2011 conla idea de realizar acciones que amplíen los derechos de estudiantes con capacidades diferentes. “Nuestros proyectos de intervención social se nutren de articulaciones permanentes entre cátedras. La intención primaria es generar nuevas sensibilidades en el profesional y su rol”, cuentala subsecretaria de Extensión, Paula Contino, y concluye: “Queremos escuchar a los propios protagonistas. Analizar, a partir de su tránsito en el campo universitario, cuáles son sus necesidades en pos de mejorar y ampliar sus derechos. Tenemos que cambiar la idea de destinatario, el destinatario debe estar al inicio y no en el final, eso generaría una capacidad de apropiación diferente".