17-09-14

"Participar es construir una sociedad justa y sin pobreza"

Una organización lucha contra la precaridad en los asentamientos irregulares de la ciudad. Trabaja en toda Latinoamérica

Relacionado

Techo Rosario es una organización de la sociedad civil que busca superar la situación de pobreza que viven miles de personas en la ciudad, a través de la acción conjunta de jóvenes voluntarios, vecinos y diversos actores sociales. La organización cuenta con un staff permanente de 150 voluntarios que trabajan en cinco asentamientos de la ciudad;desde sus inicios en 2012 ha movilizado 2.200 voluntarios, estudiantes o profesionales que han participado al menos una vez en alguna actividad puntual (colecta, relevamiento o construcción de vivienda).

Techo se sostiene con el aporte mensual de sus socios, donaciones de privados e los ingresos generados a partir de las distintas actividades y eventos que realizan. Abierta a toda la comunidad, promueve la construcción de ciudadanía a través de la participación voluntaria y la acción social. Tomás Gregorini, director general de la organización, explica: “Senos conoce bastante por la vivienda de emergencia que construimos, por el impacto rápido que se genera en un fin de semana... Sin embargo Techo es más que una vivienda; si la organización fuera sólo eso no estaríamos aportando una solución definitiva, sino un parche: en la actualidad trabajamos en lo que es desarrollo comunitario en villas y asentamientos con voluntarios y vecinos. Hoy Techo habla de hábitat, concepto que no sólo implica una vivienda digna, incluye también un medio adecuado”.

La vivienda que Techo construye consiste en un módulo prefabricado de paneles de madera (6x3 m) elevados sobre pilotes que aíslan y protegen del frío y la humedad. El techo de la misma es de chapa de zinc,posee aislación y su vida útil es de aproximadamente 7 a 10 años. De su construcción participan voluntarios, vecinos, familias, chicos de colegios secundarios y empresas que ponen a sus trabajadores a disposición.

Así, con el objetivo de promover el desarrollo comunitario en villas y asentamientos, los voluntarios organizan y participan activamente de mesas de trabajo, espacios en los cuales los vecinos buscan aportar soluciones a problemáticas por ellos mismos detectadas. A partir de la mesa de trabajo, se implementan luego planes de salud que incluyen charlas, capacitaciones y talleres que fomentan la prevención y promoción de la salud, planes de microcréditos para empoderar e impulsar emprendimientos de vecinos, planes de educación que incluyen apoyo escolar y juegoteca, planes alimentarios que fomentan el trabajo de la tierra, el cultivo de alimentos y la realización
de huertas, dictado de cursos de capacitación en oficios y planes jurídicos
que asesoran y acompañan a vecinos en la solución de conflictos legales, comunitarios y familiares.

El desarrollo comunitario posee varias facetas: en primer lugar se realiza un relevamiento de asentamientos informales, informe que recopila datos sobre la historia, dinámica y organización del asentamiento (a fin de evaluar la factibilidad del trabajo);acto seguido, se encuesta a las familias habitantes del asentamiento (se utiliza la encuesta de caracterización de hogares) y se selecciona a aquellas a las que se les asignará la vivienda (respetando criterios de asignación).Luego se realizan asambleas preconstrucción de carácter obligatorio y, una vez construida la vivienda, se fortalece el vínculo entre vecinos,líderes comunitarios y voluntarios a partir de iniciativas que promueven el encuentro y el diálogo.

“A los vecinos les proponemos el compromiso de participar de la construcción de su casa, colaborando del modo que sea, realizando las tareas que estén a su alcance. Se busca que los voluntarios conozcan a las familias y sus experiencias de vida, que sientan parte de lo que están viviendo; transcurrida esta experiencia se caen todos los prejuicios que uno tiene, se empieza a comprender la complejidad del problema, a entender la causa de fondo”, expresa Gregorini.

No tiene techo en rosario.
El crecimiento que la organización ha evidenciado en la ciudad en tan corto tiempo es notable: los aproximadamente 10 jóvenes que comenzaron a reunirse en las aulas de la UTN hoy  se han convertido en más de 150 que, con la participación y el compromiso como estandarte, buscan incidir en las políticas públicas y producir cambios estructurales que disminuyan la pobreza.

Techo se sustenta en valores o pilares, a saber: excelencia, solidaridad, diversidad, convicción y optimismo. “Desde Techo buscamos la excelencia en lo que hacemos, sabemos que las familias requieren lo mejor de nosotros. Generamos espacios de debate, queremos mejorar todo el tiempo. Buscamos que todos se involucren y participen, más allá de su religión, orientación sexual,idea política, etcétera. Es importante entender la solidaridad de un modo horizontal, tener empatía con el vecino e incluso con el voluntario que trabaja a la par tuya”, dice Gregorini. Y agrega: “Tenemos que estar convencidos de que esta situación tan fuerte en la que trabajamos tiene solución; el optimismo nos empuja a seguir, a plantearnos objetivos altos que nos impulsen a
dar más. El cambio empieza por las pequeñas acciones”.

En referencia a “pequeñas acciones”, este mes se llevó a cabo la Colecta Techo 2014. Bajo el lema “todos tenemos una razón para participar, ¿Cuál es la tuya?”, 860 voluntarios con alcancías, pecheras y frases emblemáticas recorrieron las calles de la ciudad con el objetivo de difundir la organización y juntar fondos que permitan continuar con su labor solidaria. La Colecta se destacó por una intervención emblemática: la organización colocó una casa de emergencia en el Monumento a la bandera, a 12 metros de altura, con el fin de generar impacto y concientizar a la
ciudadanía de que aún quedan muchas banderas por izar y un largo camino por recorrer en materia de inclusión ciudadana.

El objetivo de la colecta se cumplió con creces: se juntaron $ 260.000 que serán destinados a la construcción de 60 nuevas viviendas en la ciudad, el 1º y 2 de noviembre. “Será un gran desafío, vamos a necesitar la participación de más de 600 voluntarios. Sumarse es sencillo, los interesados pueden hacerlo a través de nuestro sitio web, vía Facebooko bien acercándose a nuestra oficina”, manifestó Tomás. Luego de la colecta, más de 500 jóvenes se contactaron con Techo con el motivo de participar en la organización.
“Techo cambió mi forma de ver la vida. Recuerdo la primera vez que entré a una casa en un asentamiento, fue muy impactante. Dije: “Hay una realidad que no conozco” y, que de ahí en adelante, no pude ignorar más”, concluye Gregorini.


Cómo participar

Se puede participar en Techo de distintas maneras:formando parte del voluntariado, asociándose a la organización, o bien en tanto empresa, mediante la realización de alianzas estratégicas que incluyen: voluntariado corporativo, auspicio de eventos, padrinazgo de barrios etcétera.

Más información en: https://www.facebook.com/voluntariado.rosario o http://www.techo.