13-08-14

Unas 70 mujeres participan del voluntariado del Vilela

Cooperan con los médicos y enfermeras. La incansable tarea de un grupo que reúne vocación, servicio y solidaridad

El Servicio de Voluntarias del Hospital de Niños Víctor J. Vilela es una entidad sin fines de lucro fundada en 1968 cuya misión fundamental consiste en brindar al paciente una mejor y más agradable permanencia durante su internación o consulta. Cabe remarcar
que el Vilela es un hospital general pediátrico de mediana y alta complejidad que atiende niños y adolescentes entre los 0 y 18 años. Con referencia regional y provincial, su prioridad es la atención de población carente de seguridad social.

 El servicio, que depende de la dirección del hospital y pertenece a la Asociación de Voluntarias Hospitalarias de Rosario (AVHR) y a la Coordinación Institucional de Voluntarios Hospitalarios de Argentina (CIVHA), está integrado por70 mujeres que trabajan en forma voluntaria en todas sus áreas. Las distintas acciones solidarias llevadas a cabo no sólo procuran que el niño viva una experiencia lo menos traumática posible durante su
estadía, también apuntan a suplir sus carencias materiales: entrega de ropa, juguetes,libros, juegos de mesa, elementos de higiene, etcétera. Todas las mañanas, las voluntarias reparten el desayuno a los niños que se encuentran en sala de espera de oncohematología, ya se trate de pacientes ambulatorios o niños que asisten por tratamiento o internacion.

Lo más importante para nosotras es entretener al niño, lograr que su estadía en el hospital sea lo más agradable posible. Queremos que nuestro guardapolvo verde sea sinónimo de alegría. El chico te ve y te dice: ¡tráeme un juguete! De ahí la importancia que damos al juguete; pedimos juguetes nuevos o usados, pero en buenas condiciones y fundamentalmente limpios, ya que viene a un lugar donde hay niños enfermos”, afirma Cecilia Forniglia, jefa del Servicio de Voluntarias.

Con 20 años de trayectoria en el servicio, Forniglia cuenta cómo,en muchas oportunidades, las voluntarias generan un vínculo con los padres de los niños con quienes también comparten el día a día: “Tratamos de brindarles contención, de prestarles el oído. Aquí en el hospital se ven patologías muy difíciles, no es fácil tener a un hijo enfermo. Los padres de niños en terapia sólo pueden verlos dos veces al día; muchas veces ocurre que
esos familiares no son de la ciudad o bien viven en lugares muy alejados y no pueden regresar a sus hogares (por una cuestión detiempos o económica). Tratamos de que el día no se les haga tan largo”. Así, con el objetivo de tornarmás amena la espera, las voluntarias enseñan a las madres a realizar manualidades y confeccionar bijouterie.

El servicio se caracteriza por un funcionamiento coordinado y una sólida organización: funciona de lunes a viernes por la mañana y por la tarde y se rige por un reglamento perteneciente a la Secretaría de Salud pública de la Municipalidad de Rosario. El mismo establece, entre otras reglas, que el voluntario no puede suministrar información
sobre diagnósticos, ni administrar medicación. El aspirante a voluntario debe asistir obligatoriamente al cursillo de capacitación que se dicta todos los años, tiene una du
ración de dos meses y está dividido en módulos teórico/prácticos. En lo que respecta al funcionamiento interno, el servicio lleva a cabo dos asambleas ordinarias anuales en las que repasan las actividades y se hace un balance de las donaciones realizadas.

Por el niño y para el niño.Luego de haber transitado distintos sectores del hospital, desde hacedos años el Servicio de Voluntarias posee sala propia. Las voluntarias llevan a cabo actividades, eventos y celebraciones durante todo el año, otorgando mayor importancia a aquellos festejos característicos del niño: día de Reyes, Día del niño, Navidad. Además, trabajan y se vinculan con diversas instituciones y otros servicios de
voluntarias, tales como el de la Maternidad Martin y el del Hospitalde Emergencias Clemente Álvarez (Heca).

En relación a las cosas que han cambiado en estos últimos años en el hospital, se pueden mencionarel incremento de casos de maltrato infantil y el aumento de “madres niñas”. “Tratamos de hacer un poco de docencia: ‘mamá dejá un ratito el celular y háblale o cántale, tu bebé lo necesita, te lo está pidiendo’”, expresa Cecilia Forniglia.

Amor,compromiso y tolerancia constituyen los pilares de toda voluntaria. “Acá hay que tomar en cuenta las relaciones interpersonales, no sólo venimos a acompañaral niño y a la madre, estamos dentro de un servicio que pertenece a un hospital: sonreír, tener buenos
modales y buena relación con elresto de los trabajadores del hospital es obligatorio. A veces las madres reciben diagnósticos espantosos y tienen derecho a estar mal”, comenta la Fonoaudióloga. Respecto del balance de su segundo mandato al frente del voluntariado, Forniglia afirma: “El servicio ha crecido muchísimo, se fue aggiornando en todo sentido a
los tiempos; ha crecido en cantidad y calidad. El hospital es muy grande y actualmente está en alta demanda. Tratamos de cubrir todas las necesidades”, y, concluye: “Hay niños que están en terapia años, y cuando se marchan nos dejan la dirección de su casa para
que vayamos a visitarlos. Cada vez que les toca venir a hacerse los controles se arriman a la salita a saludar. Las madres nos agradecen vía Facebook. Eso es muy gratificante para todas nosotras, aquí hay gente muy valiosa”.

El Servicio de Voluntarias necesita pañales y juguetes. Si usted
desea contactarse puede hacerlo enviando un email a contacto@voluntariasvilela.org, o llamando a los teléfonos (0341) 480-8133 / 480-8135 de la ciudad de Rosario.

Té a beneficio.Entretanto, el viernes 22 de agosto se llevará a cabo el té a beneficio
organizado anualmente por el Servicio de Voluntarias. El mismo tendrá lugar en el Club Argentino Sirio (Italia 965), a las 15.30. El dinero recaudado será destinado a la compra de pañales y juguetes.

Más Información en:http://www.voluntariasvilela.org/contact.php