Página Solidaria

Cocinan y reparten comida a los que duermen en la calle

El Movimiento de Acción Solidaria recorre las distintas zonas de la ciudad para acompañar a los que viven en la intemperie

El Movimiento de Acción Solidaria (MAS) está formado por cerca de 50 voluntarios, en su mayoría jóvenes, y se organizan para dar de comer a la gente que está en la calle. Se reúnen a cocinar unas horas antes y luego se distribuyen para llegar a todas las zonas de la ciudad donde pueda estar alguien pasando frío. En la calle es fácil distinguirlas porque llevan conservadoras y bandejas de plástico.

Comenzaron 12 chicos en abril de 2013 y ahora ya suman 50. Cada lunes y cada miércoles se reúnen en el Centro Cultural La Toma, en Tucumán 1349, a las 18.30, donde les prestan una cocina. Allí elaboran los alimentos según lo que les hayan donado. En general son fideos y arroz, y si tienen también galletitas, fruta, pan o chocolates. Y luego, de 20 a 23 recorren la ciudad.

“Empezó un grupo de amigos, entre los cuales hay de todo, no todos son estudiantes. Y aunque el promedio de edad es de 23 años, también hay gente grande. Por ejemplo una señora mayor cocina todas las semanas tres kilos de fideos y esta es su forma de ayudar”, explicó Ana Clara que forma parte del movimiento desde que empezó.

El MAS nació con las recorridas solidarias pero todos saben que la comida es una excusa para entablar una conversación con una persona que vive en la calle. “Es una forma de empezar a ayudarlo” comentan los integrantes. “Además es útil porque la gente tiene hambre”, agregaron.

“Nuestro trabajo va más allá de la comida o el abrigo, queremos generar un vínculo”, contó Ana Clara quien agregó que hasta celebran los cumpleaños con quienes duermen en la calle, que obviamente no tienen otro festejo. Además, los chicos los ayudan para que obtengan el DNI, hacen de intermediarios con Promoción Social de la Municipalidad, y hasta los ayudan a que hagan el currículum vitae, empiecen a buscar trabajo, y realicen los trámites para conseguir una pensión.
Zonas. Antes de salir los voluntarios se dividen en zonas: desde Pellegrini y Colón hasta esta avenida y Dorrego; desde San Martín y Córdoba hasta Balcarce y San Luis, la facultad de Derecho de la Universidad Nacional de Rosario, la zona de la Terminal de Omnibus y el hospital Centenario y el bajo (desde los Silos Davis hasta el Planetario).

“Nuestro deseo es que dejen la calle, pero a lo mejor sólo podemos hacer que esa persona pueda tener un amigo, un plato de comida, algo de abrigo y eso es algo que ayuda.
   Más allá de lo que ellos puedan hacer, los voluntarios confiesan que reciben más de lo que dan. De hecho les pasó más de una vez que gente de la calle a la que ellos se acercan a ayudar les piden que los platos de comida se lo guarden a otra persona que seguro tiene más hambre. “Una vez una chica nos regaló ropa. Nos dijo que ella no la necesitaba y que tal vez se la podíamos dar a otra gente de la calle. Esto fue un gesto simple, pero muy importante”, relataron.

Apoyo escolar. Durante las recorridas, los voluntarios conocieron a muchos chicos que están en la calle. Por eso idearon un espacio de apoyo escolar y juegos que funciona todos los viernes, de 18 a 20, en un salón que les prestan lindero a la parroquia de Nuestra Señora del Carmen, Pellegrini 1561.

“Les pedimos una autorización a los padres firmada antes de que vengan”, explicaron. Y los chicos van felices. Allí, hacen la tarea, se divierten, juegan y toman la merienda.

Contacto

Para colaborar con el Movimiento de Acción Solidario se pueden contactar a través de la página de facebook: Movimiento de Acción Solidaria, o a través del e-mail:masolidaria@gmail.com.

Más recorridas

Además del MAS, en Rosario hay otras organizaciones que también distribuyen comida a indigentes. Entre ellas se encuentran la Comunidad Hogar Padre Misericordioso, los ex combatientes de Malvinas, Jabes, Movimiento Solidario Rosario y Sol y Luz.
Se necesitan alimentos no perecederos. Y los que quieran acercar las donaciones para los voluntarios de MAS podrán hacerlo a la sede del diario La Capital, Sarmiento 763.