Página Solidaria

Acompañan a los chicos para que no abandonen la secundaria

En la ciudad becaron a más de 100 alumnos. Buscan empresas y particulares para aumentar las becas


La organización civil Cimientos trabaja con los chicos para evitar que abandonen la secundaria. Se trata de la entidad más grande del país dedicada a la educación desde el tercer sector. Con más de 16 años de experiencia en Argentina ahora se expande a Rosario, Mendoza y Bariloche, además de Uruguay y Colombia.

En Rosario, Timbúes, General Lagos y Villa Constitución trabajan desde hace 11 años y ya cuentan con más de  70 chicos que terminaron el secundario acompañados por Cimientos. Ahora comenzarán a desarrollar el trabajo con una oficina propia en la ciudad, lo que seguramente potenciará aún más las posibilidades.

En la actualidad cuentan con más de 40 chicos en el programa que desarrolla la organización. Estos chicos están cursando el secundario en la escuela Marcelino Champagnat de Villa Banana.
La directora de desarrollo de Cimientos, Mercedes Fonseca, visitó la ciudad y comentó los proyectos que buscarán desarrollar en Rosario.

¿Qué es Cimientos? Se trata de una organización que nació por la inquietud de personas, en su mayoría empresarios, que querían devolver lo que recibieron de la educación pública. Liderados por Carlos Tramutola organizaron esta entidad que trabaja con poblaciones en vulnerabiliad social y económica. Empezaron con con 16 chicos y ahora ya cuentan con más de 3.700 en todo el país.

El programa más fuerte de Cimientos es el de "Futuros egresados". Se trata de lograr una beca de dinero y un tutor que acompañe al chico durante todo un año para que termine el secundario.

En conjunto con el Ministerio de Educación se seleccionan las escuelas que serán las beneficiarias. Una condición fundamental es que sean vulnerables. Luego se convoca a las familias para participar del programa y así se incorporan los chicos que serán acompañados durante un año.

"El corazón del programa es el acompañamiento que se realiza a través de un tutor. Además, hay un aporte económico de una beca de 360 pesos por mes. Pero, lo que les queda a los chicos para toda la vida es el acompañamiento que recibieron", explicó la directora de la organización.

Además del tutor y la beca, el tercer eje del programa consiste en que los chicos compartan sus experiencias con otros en una jornada que se realiza cada año. En 2013 fue sobre ocio y tiempo libre.

"Los chicos que se suman al programa se comprometen a asistir a la escuela, a esforzarse, a tener buena conducta y a asistir a las jornadas anuales, a las entrevistas mensuales y estar en contacto con los padrinos que aportan el dinero para las becas", explicó Marianela Fratessi, psicopedagoga y tutora del programa que hace 5 años que trabaja en Cimientos.

La beca que se otorga a cada chico que ingresa al programa es de 360 pesos por mes y la reciben durante los 10 meses que dura el ciclo escolar.

Los chicos deben rendir los gastos cada mes, llevan los tickets o los comprobantes de los comercios. Y si bien deben ser gastos exclusivos para la escolaridad, la realidad es que en Cimientos aceptan que los chicos utilicen el dinero para comprar comida, garrafa o frazadas. “Es para que puedan tener una mejor calidad de vida porque sino no se pueden concentrar ni estudiar”, señaló la psicopedagoga.

La realidad demuestra que los chicos acompañados culminan en tiempo y forma la escuela secundaria y luego Cimientos intenta ayudarlos para conseguir el primer empleo.
“Muchos quieren seguir trabajando pero la realidad es que necesitan un trabajo y por eso los ayudamos”, señaló Fonseca.

Ahora, los esfuerzos en Rosario se multiplicarán y para ellos serán necesarias más becas y ayudas de particulares y empresas que se verán seguramente interpelados por esta asociación que es consciente de que si cada uno pone su grano de arena, entonces sí podrá cambiar la realidad. Contanto Los datos para contactarse con Cimientos son: www.cimientos.org y a través del correo electrónicos fernandatrebol@cimientos.org