Página Solidaria

Consiguieron el viaje soñado para ella y sus tres hijas

Silvana leyó la nota en La Capital y no dudó en armar una cadena de favores para conseguir el dinero y cumplir el sueño de una familia

El 16 de febrero, La Capital publicó una nota dando cuenta de la “locura” de Alicia Kosinski y Oscar Espinoza que luego de haber tenido tres hijos, el más chico con síndrome de Down, adoptaron dos nenas con el mismo síndrome.

En esa nota, Alicia confesó que anhelaba “juntar unos pesos para  llevar a los chicos a ver los delfines a San Clemente del Tuyú”.
Ese domingo, Silvana, que tiene 40 años, dos hijos y trabaja como empleada leyó la nota y se conmovió. Pero no se quedó en las lágrimas. Empezó a movilizarse.

A través de Facebook escribió a sus amigos “a los que sabía que me iban a contestar que sí”, aclara Silvana, y en menos de dos días había conseguido el dinero para el viaje a San Clemente.

Silvana prefirió no revelar su apellido. Dijo que todo lo hizo en forma anónima y personal y que lo único que quiere es ayudar a esta familia.
   Y evidentemente tiene buenos amigos que no dudaron en sumarse a su cadena de favores.
   Lo increíble fue que Silvana terminó pidiéndole a sus amigos que no colaboren, porque una persona anónima se acercó a Silvana porque quería sumarse a la causa. “Esta persona quiso pagar todo el viaje y se comprometió a seguir ayudando a esta familia”, contó la mujer emocionada por tantos gestos de solidaridad.
    
¿Y por qué no? Esta rosarina, que pretende quedar en el anonimato, ante la magnánima acción de Alicia y Oscar se preguntó : “¿Por qué no ayudar yo también?” Y así se puso en marcha.

“Sólo hace falta tener un poco de ganas para ayudar porque no cuesta tanto. A mí sólo me llevó dos días que esta familia pudiera hacer el viaje de sus sueños”, contó con la clara noción de no haber hecho nada extraordinario.
   “Muchos se cuestionan si hay que ayudar o no, si al otro le va a caer bien recibir esa ayuda y a veces eso nos traba, yo decidí ayudar”, expresó con seguridad. Y manifestó que le sorprendió la solidaridad de la gente que no dudó en sumarse a su propuesta.

Con esa cadena de favores esta rosarina hizo posible que Alicia junto a su marido y a sus tres hijos con síndrome de Down puedan viajar hasta San Clemente del Tuyú y contar con alojamiento con pensión completa. Una pequeña inciativa con grandes resultados.