Página Solidaria / 19 Set. 2017

Hacen el test de VIH en forma rápida, confidencial y gratuita

En el 2012 Rosario fue récord mundial Guinness porque 3.733 personas se hicieron el test de VIH en solo ocho horas. A partir de ese año la organización internacional Aids Healthcare Fundation (AHF) comenzó a trabajar en la ciudad ofreciendo el test. Desde hace un año y medio cuenta con más voluntarios, lo que le permitió sumar campañas en la vía pública y contar con dos lugares fijos para atender a quien lo necesite durante todo el año. El jueves ofrecerán sus servicios en el Monumento a la Bandera y en la plaza Montenegro


Francina Lombardi, coordinadora AHF Rosario, contó que este jueves realizarán una jornada de concientización, bajo el nombre de “Forremos la Primavera” en el Monumento Nacional a la Bandera y en la plaza Montenegro (San Juan y San Martín).

“Los que se acerquen al puesto recibirán información sobre la enfermedad, se les entregará preservativos, tendrán la opción de realizar el test rápido de detección de forma confidencial, participar en distintos juegos y recibir premios”. Agregó que se invitará a los jóvenes a que se tomen selfies con el “Forremos la primavera”, para viralizar la campaña en las redes sociales.

Cómo es el test

“El test que se realiza es de detección rápida. Se trata de un Elisa de Tercera Generación, que detecta anticuerpos generados por el VIH en sangre. Es una práctica sencilla, indolora. Sólo se extrae una gota de sangre de uno de los dedos de la mano, y se coloca sobre una banda reactiva. Es un proceso rápido, ya que en solo siete minutos se obtiene el resultado” expuso Francina. En el caso de que el resultado de la prueba sea negativo, los voluntarios recomiendan seguir usando los métodos de prevención, y realizar el test cada seis meses. Si en cambio, es positivo, los voluntarios podrán contener a la persona y explicarle qué le está pasando. Si el interesado acepta, lo podrán derivar a un especialista en VIH más allá de que cuente o no con cobertura médica.

La atención contra la enfermedad es gratuita, tanto en el sistema público de Salud como en obras sociales y prepagas. También se ofrece seguimiento y contención durante todo el tratamiento con asistencia psicológica.

Más voluntarios
Las personas que quieran ser voluntarios y sumarse a AHF Rosario pueden que contactarse vía Facebook Página solidaria a Voluntarixs Rosario donde se informa de las próximas jornadas de capacitación. “No se necesita estar vinculados al área de salud, todos pueden ser parte del proyecto. Trabajan con nosotros chicos que estudian medicina o enfermería pero también tenemos un peluquero, un psicólogo y un profesor de historia”, aclaró la coordinadora de AHF Rosario y remarcó: “Sería genial que más personas se sumen a esta causa, porque muchas veces nos quedamos con ganas de hacer más campañas y test pero no podemos porque no tenemos voluntarios”

AHF Argentina tiene como meta lograr 36 mil test rápidos al terminar este año en el país. A nivel local lo que se proponen es sumar más puntos de testeos rápidos y poder llegar a los barrios, ya que sólo están trabajando en el centro. “Lo que se nos complica mucho es conseguir el espacio público para realizar los testeos”, señaló Francina.

En la lucha contra el VIH es fundamental la prevención y ésta sólo se logra con el uso del preservativo, informándose y concientizándose sobre el virus y las formas de transmisión. Se trata de una infección
crónica que se puede atender. “Es como tener diabetes, epoc, o cualquier enfermedad que requiere una medicación de por vida. Actualmente, si se respeta el tratamiento se logran normalizar las defensas, y no desarrollar el Sida”, explicó Francina y destacó: “Es muy importante hacer un diagnóstico temprano para comenzar con el tratamiento y disminuir al mínimo el riesgo de trasmisión. Esto se lograría si todas las personas con el virus estuvieran detectadas y tratadas”

¿Dónde se hacen los test?
Los test son gratuitos, rápidos y confidenciales
21 de septiembre: Plaza Montenegro de 9:30 a 13 / Monumento Nacional a la Bandera de 14:30 a 19.
Durante el año: Hospital Centenario: Lunes, martes y jueves de 9 a 12 hs en Urquiza 3101
OSECAC Rosario: Lunes a viernes de 8 a 14 hs en Corrientes 430.


¿Qué es el VIH?
El VIH es un virus que afecta a las células encargadas de protegernos de las enfermedades.
¿Cuál es la diferencia entre tener VIH y tener SIDA?
El Sida es la etapa avanzada de la infección causada por el VIH. Tener Sida no es lo mismo que tener VIH. El sida se desarrolla cuando el VIH debilita las defensas del cuerpo y se predispone a sufrir enfermedades oportunistas que se instalan por la caída de las defensas. Con los tratamientos actuales son cada vez más las personas que teniendo VIH no desarrollan Sida.
¿Es una enfermedad contagiosa?
No, es transmisible pero no contagiosa. El VIH solo se transmite a través de la sangre, el semen, el líquido preseminal, los fluidos vaginales y la leche materna.

¿Cómo si se transmite?
Por relaciones sexuales (orales, anales o vaginales) sin preservativo.
Por compartir agujas, jeringas, maquinas de afeitar o canutos.
Por el embarazo, el parto y la lactancia.

¿Cómo no se transmite?
Por compartir mate
Por abrazar y besar
Por deportes de contacto
Por picadura de mosquito
Por relaciones sexuales con preservativo

¿Por qué es importante hacerte el test?
Porque, si te da negativo, te sacas la duda y seguís cuidándote
Porque, si te da positivo, podés tratarte con un profesional de la salud y ver cuando comenzar el tratamiento.
Actualmente la medicación es altamente efectiva y permite que la enfermedad sea una infección crónica.
El VIH puede tardar muchos años en generar síntomas, por eso la única forma de saberlo es haciéndose el test.
Tanto la medicación como lo necesario para tu atención es gratuito tanto en el sistema público de salud como en obras sociales y prepagas.


Página Solidaria / 12 Set. 2017

Son de La Lata y ganaron el torneo rosarino de futsal

La parroquia María Madre de Dios está ubicada en Paraguay 3011, en el corazón del barrio La Lata. Más de 50 chicos de entre 7 y 14 años entrenan futsal y este año fueron los campeones de la liga rosarina de fútbol de salón. Allí el deporte es clave para evitar la calle y las adicciones.
Hace dos años el arzobispado local, Eduardo Martín, dio un fuerte impulso a la tarea de la Iglesia en las zonas marginadas de Rosario, y dispuso que más sacerdotes y más recursos se destinaran a estos lugares.
“Antes había un solo sacerdote y ahora somos dos”, cuenta el padre Gonzalo Carbone quien desde hace dos años vive en la villa La Lata. En diálogo con La Capital advierte: “Tenemos que desmitificar la zona y a sus habitantes”, y por eso prefiere utilizar la palabra barrio en vez de villa para hablar de la zona que está a poco más de 10 cuadras de avenida Pellegrini.
Esta es una de las tantas actividades que llevan adelante los sacerdotes, junto a más de 50 voluntarios y varias ONGs que se acercan a ayudar.
En los salones parroquiales funcionan talleres laborales de electricidad, carpintería y sublimado, que es estampar distintos motivos decorativos en remeras, tazas o gorras.
No son pocas las mujeres que se asisten a los talleres de costura, corte y confección. Allí diseñan la ropa para ellas y para sus hijos.
La parroquia está abierta de lunes a lunes, y también se desarrollan talleres culturales, danza, percusión, guitarra y hip hop. Todos los días los chicos acuden a hacer la tarea y otro día se dan clases de catequesis, aunque la parroquia está abierta a todos los credos.
“Empezamos con un trabajo meramente social, porque es fundamental la promoción humana”, acota el joven sacerdote.
En los salones parroquiales este año comenzó a funcionar una escuela primaria para adultos (radial de una oficial), a la que asisten 12 alumnos y una secundaria que ya cuenta con 20 personas. Se trata de un Eempa dependiente de Nuestra Señora de la Merced.
Los problemas más graves del barrio son la falta de presencia y autoridad paterna, la deserción escolar, la falta de oportunidades laborales y el consumo de drogas. “Hay que pensar que a los 20 años un chico no sabe leer ni escribir, no puede conseguir un trabajo y nunca recibió un no en su casa. Por eso es muy difícil reinsertarlos porque no es que no quieran trabajar sino que no pueden”, aclaró el cura.
Desde la parroquia también se anima a los chicos a practicar deportes como una manera de inserción social y de que logren una ocupación del tiempo. Más de 50 chicos de entre 7 y 14 años practican fútbol de salón y las chicas hacen handboll y vóley. Todo, en la calle.
Los chicos también plantaron plantas en un terreno donde solo había basura. Hoy relucen coloridas flores donde antes no habían logrado erradicar los desperdicios.
A fines del año pasado los chicos tuvieron una gran sorpresa. Rosario Solidaria logró que los jugadores de River Plate visitaran la parroquia y donaron pelotas, conos y otros materiales para la práctica del deporte. Pero no todo terminó allí. Voluntarios de MC Catering donaron todos los botines para que los chicos puedan practicar adecuadamente.
Hoy, lo que más se necesita son voluntarios, personas que puedan dar una mano y enseñar lo que sabe. Allí todo es útil y todo suma.


Contacto: Los interesados pueden escribir a la página: www.facebook.com/parroquiamariamadrededios. O escribir a Rosario Solidaria: rossolidaria@gmail.com


Página Solidaria / 5 Set. 2017

Rosarinos armaron un grupo para recibir refugiados sirios

En la ciudad hay familias que están realizando los trámites para recibir a desplazados sirios. Saben que no es fácil acogerlos cuando la cultura es tan distinta, por eso además de preparar la casa organizaron clases de español para árabes, buscaron posibles trabajos y realizaron la articulación para que puedan estudiar. Además, están conociendo la cultura árabe para atenderlos mejor.

"Rosario por los desplazados sirios" es el grupo local que se está preparando para albergar a los migrantes de los países en guerra. Es clave aprender el idioma


Eduardo Berbetoros, su mujer Mariela y sus hijos quieren recibir a un joven sirio que se escapó de Damasco para sobrevivir. En abril comenzaron los trámites en migraciones para poder dar un hogar a un chico que contactaron gracias a Refugio Humanitario Argentino, una asociación de personas solidarizadas con familias sirias que buscan refugio por la guerra.
Eduardo es católico y descendiente de españoles, pero tiene un corazón grande, muy grande. Cuando sus hijos tenían dos y tres años adoptó a un chico que vivía en situación de calle de 13 años. Ya tiene experiencia en recibir a otros y quererlos como a su propio hijo. Esta experiencia fue tan buena que ahora quiere recibir a un chico sirio.
Durante 30 años Eduardo fue maestro en escuelas de contextos vulnerables y hoy, aunque está jubilado, sigue colaborando.
"Viendo las noticias y lo que pasaba en Siria nos pusimos a ver cómo podíamos ayudar", relata Eduardo que se emociona cuando relata las situaciones desgarradoras que viven las familias en medio de la guerra.
Encontró a otros rosarinos que tienen el mismo deseo y junto con Adrián (que es musulmán) y Silvia (antropóloga) conformaron la agrupación "Rosario por los desplazados sirios" para minimizar el riesgo de fracaso de estas migraciones.
Organizaron clases de español y árabe para que puedan aprender cuando lleguen, hablaron con empresarios que están dispuestos a darles trabajo, y también armaron una estrategia para que puedan estudiar.
Mientras tanto, están haciendo innumerables trámites y entrevistas para poder lograr que uno de tantos millones de refugiados pueda llegar al país.
"Estoy leyendo el Corán para ver de qué se trata y comprender sus costumbres", cuenta Eduardo que no ve la hora de que llegue Rami, el joven con el que se escribe por mail.
"Rami vive en Líbano, tiene 9 hermanos y los más grandes huyeron de Damasco, donde todavía están sus hermanas más pequeñas y sus padres", relata. "El ahora está viviendo en el fondo de una verdulería, con otro cuatros sirios más que les dan ese lugar para dormir y algo de comida a cambio de trabajo", agrega.
Uno de los hermanos de este chico hace 8 meses llegó a Buenos Aires y vive junto a otros cuatro sirios en un departamento. Trabaja a destajo en un restaurante árabe para poder enviar algo de dinero a su familia. Ahora está expectante y ansioso porque llegue su hermano a Rosario. "Yo le ofrecí que fuera a Buenos Aires, pero me dijo que no, que lo mejor para Rami era tener una familia", confesó el rosarino que también espera anhelante al chico de Damasco.
Las familias "llamantes" de Argentina están en todo el país. Las hay en Mendoza, La Pampa, Chaco, Formosa y San Luis entre otras provincias y ya recibieron jóvenes de Siria. Hoy conformaron una red de ayuda a los desplazados para que puedan afincarse en el país como otrora lo hicieron tantos europeos que lograron sobrevivir gracias al generoso suelo argentino.


Página Solidaria / 29 Ago. 2017

Las Damas Rosadas cumplen 10 años atendiendo niños

Este año las mujeres que integran el Voluntariado Damas Rosadas del Hospital de Niños Zona Norte cumplen 10 años de servicio ininterrumpido a los chicos que se atienden en ese efector municipal. Las mueve el deseo de dar, hacer felices a esos pequeños que están sufriendo. Y sin duda, lo logran, pero necesitan más personas que se sumen para llegar a más niños.

La mayoría de las Damas Rosadas son mujeres jubiladas que, luego de muchos años de trabajo, quieren seguir sintiéndose útiles y ocupar su tiempo en esas actividades que siempre quisieron hacer y no pudieron por falta de tiempo.
Mirta Acosta es la que está desde los comienzos. El grupo surgió cuando el doctor Roberto Carra, fundador del Hospital, pidió ayuda para fundar el voluntariado. Actualmente son más de 20 mujeres permiten que el servicio funcione de lunes a viernes de 9 a 11 y miércoles y jueves de 15 a 17.
Cada una realiza la tarea que más le gusta. Alguna eligen recorrer las salas donde están los chicos internados y allí los visitan, charlas con las mamás y detectan cuáles son las necesidades. “A veces necesitan ropa, elementos de higiene o pañales, pero sobre todo lo que más requieren es poder charlar con alguien”, cuentan reunidas en la sala del primer piso destinada a guardar todas las donaciones.
Cuando pueden llevan la biblioteca móvil que armaron, gracias a la fundación Virginia Fidelli, a la sala de espera y allí cuentan cuentos a los pequeños que esperan ser atendidos o despliegan juegos de mesa para que el tiempo se pase un poco más rápido.
Otras prefieren estar en la oficina del voluntariado y se ocupan de que todas las donaciones estén ordenadas, de manera que se las encuentren rápidamente.
“Muchas veces los mismos médicos nos piden cuando ven que hay pacientes que necesitan algo”, agregan. En el hospital hay 31 camas, 10 más en terapia, hospital de día y la guardia, además de los que están en las salas de espera.

¿Por qué ser parte?

Susana Martínez hace seis años que se traslada desde Alvear hasta el hospital de zona norte. Se toma dos colectivos todos los viernes, para ayudar en el hospital. “Me enteré del voluntariado porque me contaron en la iglesia cristiana a la que voy. Empecé y no lo dejé más”, confiesa la voluntaria
Por su parte, Amelia García se traslada desde Fisherton todos los viernes. Ella ya participaba en otro voluntariado, pero cuando cerró su negocio pudo dedicar más tiempo y decidió hacerlo en el hospital.
Todas coincidieron con la afirmación de Liliana Bo que señala que ser voluntaria es “devolver un poco lo que uno recibió en la vida”. En la charla, Patricia Pautrier al igual que Analía Berti aseguran que allí encontraron un grupo de amigas. “Además esto te sirve como terapia”, dice Patricia y todas se ríen sin disimular que allí lo pasan bien, además de ayudar y compartir con otras mujeres.
“Ser voluntaria te ayuda a salir de tu burbuja y a aprender de los demás y de cómo viven otras personas”, aseguran y coinciden enque siempre reciben mucho más de lo que dan”.
En cuanto a quienes pueden decir que es muy duro ver sufrir a los chicos, las voluntarias explicaron que se pueden hacer distintas actividades y que no siempre se está en contacto con los niños. “Es mucho peor no estar”, cerraron.

Las donaciones

Las voluntarias reciben juguetes, ropa, zapatos, material didácticos, cuentos para pintar, libros, ceritas, fibras y juegos de mesa, entre otras donaciones. Lo que allí no se usa, se destina a otras instituciones.

Cómo contactarse
De lunes a viernes, de 9 a 11, en el hospital de av. de los Trabajadores 1331, o llamar a los teléfonos 156-027529 y 4543772. En Facebook: Voluntariado Damas Rosadas